22/8/16

Cloroformo: Reseña de Amnesty (I), de Crystal Castles

Portada de Amnesty (I), Crystal Castles, 2016.
¿Qué queda del punk en 2016? ¿Qué queda del rock? ¿Qué sentido tiene la rebeldía en un mundo masivo donde todo, absolutamente todo, es tan revolucionario como banal y anodino? Donde todo el mundo puede decir cualquier cosa, pues las palabras no sirven para nada; donde, con mover la ruedecilla del ratón, puedes pasar de ver la fotografía de una magdalena de colorines a la de un niño calcinado que ya no tiene fuerzas ni para llorar;  puedes darle like a la magdalena, o al niño, o a las dos cosas, qué coño, y salir a la puta calle a comprarte un smöoy, quejarte (siempre en facebook, o en twitter, claro) de qué mal está el mundo, que las elecciones son en navidad, joder, qué putada, y a cazar pokémon, que es lo que está de moda, a follarse a una entre cinco, joder, qué envidia, qué pasada, qué puta pasada. Yo no he vivido el punk, yo nací en los noventa, y en el mundo en que he crecido no hay cabida para el punk, no hay gritos lo suficientemente fuertes como para ser escuchados, ni siquiera hay interés en oírlos, ese no-futuro que predicaban los Sex Pistols ya ha llegado, ¿y ahora qué? ¿Qué podemos conseguir con las palabras? ¿Un millón de likes? ¿Un millón de likes para cambiar el mundo?

21/8/16

Bestia

Luna Sea, ilustración de Yoshitaka Amano.
No exagero: todo el silencio del mundo
se ha vuelto un eco y en mis oídos
reverberan los gritos
de todos los seres que ha visto el mundo.
Cuento en mi mente cada segundo,
cada milímetro cúbico de aire que respiro,
que exhalo, sin fuerzas,
echando fuera el alma de mi cuerpo.
Toco tu piel con mis labios,
y susurro en un idioma
que no entiende de sentimientos.
Toco tu piel con la punta de los dedos, y deseo
que florezca y brille y nunca
se desvanezca.
Busco con los ojos una luz en el vacío
que me llena y me rodea alejándome del tiempo en el que vivo,
no veo nada y sé que solo encontraré
el brillo en tus pupilas
cuando la oscuridad me ciegue
y pueda volver a ver
al hombre que se esconde tras mis ojos:
Ese yo superlativo que me habita y me destroza,
indómita bestia que se lastima a sí misma
sin darse cuenta.
Silencio, silencio, la música amansa a las fieras,
acaríciame el cabello y no digas nada,
deja que te limpie las heridas que te he hecho,
y no digas nada, acaríciame el pelo,
déjame dormir a tu vera,
déjame ser tu perro,
deja que aprenda que el mundo
no es algo que pueda apresar entre mis dedos,
déjame ver tu sonrisa
y calma al monstruo que guardo dentro.

18/8/16

There are no accidents: Reseña de Carol, de Todd Haynes

Imagen extraída de Carol, Todd Haynes, 2016.
Esta no es una película gay. No, al menos no es esa la interpretación que yo le doy al terminarla, no es una película sobre lo injusta que era la sociedad americana en los años cincuenta contra el colectivo homosexual, no es una pieza de activismo LGTB, o por lo menos, no es eso a lo único a lo que se reduce esta obra de arte. Si eres hombre, si eres mujer, sea cual sea tu orientación sexual (si es que podemos hablar de eso), Carol es una película que te conmoverá, es probable incluso que te sientas identificado con alguna de las muchas problemáticas sentimentales que se plantean, porque al final, el amor y sus demonios, eso es algo que nos toca a todos. Y lo más doloroso es que es tan fortuito, y tan potente… Como canta Michael Stipe, ‘Everybody hurts sometimes’ (todo el mundo hiere a veces). No es culpa de nadie.

9/8/16

Violeta Parra - Gracias a la vida

Violeta Parra
Hoy quiero compartir con vosotros uno de los temas que más han estado sonando en mi cabeza durante las últimas semanas, una canción ampliamente conocida pero que, a pesar de ello, creo que merece la pena compartirla, avivar el recuerdo para que nunca, nunca, caiga en el olvido. Gracias a la vida es un lamento y una celebración al mismo tiempo; es vivir, en música, mirar al vacío de la existencia a los ojos y aceptarlo, convertirlo en algo hermoso, es caminar en una cuerda floja sin mirar abajo, sabiendo que no hay nada bajo tus pies, y cantar para que el mundo te devuelva el eco de tu voz y sentir así que estás vivo. En fin, es un tema precioso de una grande de la música chilena, disfrutadlo.

6/8/16

Pour la beauté du geste: Reseña de Holy Motors, de Léos Carax

Imagen extraída de Holy Motors, Léos Carax, 2013.
Anoche volví a ver, tras un par de años que hace que la descubrí, una de las películas francesas más extrañas que he visto en su cine reciente, la metapelícula Holy motors. Si me preguntaran por su trama, diría que es una película sobre la propia película, una película cuya justificación radica en su existencia, circular, absurda e infinitamente compleja. Parece simple, y puede resultar tediosa en el momento en el que pillas la mecánica, cuando descubres cómo funciona ese motor sagrado que hace que todo avance, pero esta mecánica supuestamente simple no es más que una ilusión, un truco, como diría Jep Gambardella, detrás se esconden miles de capas, que a lo mejor están ahí intrínsecamente, o a lo mejor solo están para el ojo del espectador. Al fin y al cabo, ¿qué sentido tiene actuar cuando ya nadie está mirando?

4/8/16

RAÍCES: domingo de poesía en la Algameca Chica

Cartel promocional de RAÍCES, obra de Ginés López Montalbán.
Ya es domingo. Hoy decido descansar la mente, tirarme a la ría y nadar, el sol y la tierra me agotan. Ha sido un fin de semana denso, y este cuerpo (que ya no es casi) necesita flotar sobre el agua, hundirse en ella, perder de vista el cielo y sentir que la carne no es tanta carga, que se puede respirar bajo el cielo, aunque pese. Sentir que el azul no solo me habita a mí, secándose, como un charco en el desierto, sentir que el azul me rodea y me acuna. Tirado sobre el agua, no escuchar el ruido de los coches, ni la música hortera que algunos llevan a todo volumen en el móvil o en la radio, solamente el rumor del agua, el sonido de las chicharras, las voces de los niños, el hilo de las cañas de pescar… Solo eso y nada más.

31/7/16

Douglas Dare anuncia nuevo disco "Aforger" y lanza un single de adelanto, "Doublethink"

¡¡¡Notición!!! Dos años después del lanzamiento del gran, grandísimo disco debut de Douglas Dare Whelm, al fin, el británico ha anunciado el lanzamiento de su continuación, que llevará el título de Aforger y se lanzará al gran público a partir del 14 de octubre a través del sello Erased tapes. ¿Y qué hace especial el anuncio de este lanzamiento, cuando todos los días se están anunciando discos en la era de la muerte del arte y el exceso de información de internet? Pues son varios los motivos, pero se podrían resumir en uno solo: Douglas Dare puede significar una nueva esperanza para la música contemporánea. Da en su música un cuidado delicioso al tratamiento de la voz, combina su gusto por las composiciones clásicas (marca de la casa: edita en Erased tapes, un sello de música clásica contemporánea) con el cultivo de nuevas tendencias, ritmos complejos, sonidos electrónicos de producción digital (es una especie de James Blake menos macarra), cuida la composición de sus letras como un poeta (de hecho, sus canciones pasan primero por ser poemas, y luego son musicalizadas), es insultantemente joven (un futuro brillante le depara), sus directos son tremendos, como ya pudimos comprobar en la edición de La mar de músicas del año pasado… En fin, escuchando el single de adelanto que acaba de lanzar (con referentes Orwellianos en el título), uno no puede sino esperar ansioso que llegue el lanzamiento de Aforger. Hasta entonces, habrá que deleitarse re-escuchando Whelm, el mejor disco que ha lanzado Erased tapes y uno de los mejores que han salido al mercado, en general, durante el último lustro.